VI CONGRESO DE BIBLIOTECAS PÚBLICAS


Escrito el 17 octubre 2012 – 00:51 | por admin
Al final del Congreso

Al final del Congreso

VI CONGRESO DE BIBLIOTECAS PÚBLICAS

Burgos 9, 10 y 11 de Octubre de 2012

¡Aleluya! ¡Aleluya!

Cantaba el coro de la Universidad de Burgos en la clausura.

Anteriormente otro coro, “Gente habanera”, formado por bibliotecarias, nos había deleitado con sus sones en el salón de actos como colofón a las conclusiones del Congreso, que llegaron  de la mano de Mª Antonia  Carrato, Subdirectora General de Coordinación Bibliotecaria del Ministerio de Cultura. De su discurso, que pretendía ser alentador, destacaría los siguientes puntos:

–          Las Bibliotecas Públicas son unos agentes que propician y facilitan que se escriba la Historia no oficial.

–          Se impone la necesidad de desarrollar los proyectos de forma normalizada.

–          Van surgiendo nuevas especialidades en los trabajos de las bibliotecas.

–          En el caso del Ministerio de Cultura, en el que disminuye la actividad a causa de la crisis, podrán disponer de un tiempo para reflexionar y poder renovar los perfiles profesionales de cara a las oposiciones que se puedan convocar en el futuro.

Este Congreso llevaba el título de “Memoria individual, Patrimonio global” y esas dos consignas han servido de ejes vertebradores de la materia tratada en estas jornadas. Por una parte hubo una serie de ponencias en las que se presentaron proyectos  innovadores de diversas bibliotecas con la finalidad de recopilar la memoria y potenciar y dar a conocer los valores locales, tales como las tradiciones,  los barrios o los escritores del entorno, para los que se había invertido muy poco dinero y mucho capital humano con amplio despliegue de talento y imaginación.

Este apartado tuvo una introducción más bien literaria, con una cita de Valle-Inclán: “Esta es una historia bella como una leyenda”.  Juan Luis Arsuaga, codirector de las Excavaciones en la Sierra de Atapuerca, nos habló de la Memoria de la tierra.  Comenzó mencionando a los geocronólogos, encargados de determinar la edad de las rocas y los sedimentos. Luego a los paleontólogos, que interpretan el pasado de la vida a través de los fósiles. Una vez aparecen los utensilios tenemos los restos arqueológicos y en una excavación, conforme vamos descendiendo,  podemos hacer un viaje en el tiempo. Un nuevo archivo será nuestro propio cuerpo, en el que permanecen las huellas de lo que le aconteció incluso después de haber muerto. Con la aparición del arte, a partir de nuestro gusto por adornarnos, tenemos los primeros objetos que sobreviven al individuo y se transmiten a la siguiente generación. Es la fabricación de objetos inmortales. Y, por último, el ser humano inventa la agricultura y la ganadería, la creación del alimento, lo que supone el paso de una economía extractiva a una economía productiva. Ya  posee la capacidad de transformar el territorio en su propio beneficio y con ello se constituye el último tipo de documento: el paisaje, el paisaje histórico o el paisaje cultural, en definitiva, el paisaje humanizado. He ahí dónde buscar la memoria de la tierra.

La otra parte importante del Congreso versó sobre Europeana. En distintas ponencias, a cargo de conferenciantes tanto nacionales como de diversos puntos de Europa, se expuso este ambicioso proyecto abordando distintos aspectos del mismo, que se va llevando a cabo no sin dificultad y al que se van incorporando nuevas instituciones paulatinamente.

http://www.europeana.eu/portal/

http://es.wikipedia.org/wiki/Europeana

http://pro.europeana.eu/linked-open-data

Explicaron que la idea principal consiste en recopilar el acervo cultural de Europa en forma virtual, como si se tratara de una colección virtual de todo el conocimiento del Viejo Continente.

Ciertamente todo el material sujeto a derechos de autor está pendiente de negociación. Esto enlaza con otras palabras de Mª Antonia Carrato, cuando hizo mención de las reformas normativas  al respecto que  está elaborando el Gobierno y que afectan directamente a las bibliotecas.

De todo lo transmitido en Burgos se desprende que nos encontramos en tiempos de cambios en nuestra profesión. Yo confío en la respuesta que daremos los bibliotecarios, un colectivo muy dispuesto y cada vez más comprometido.

Ekin lanari!

Elisabet Mas

Publica un Comentario